Adiós era de Piscis

por Carolina Escalante Ochoa

Ya no quiero tener un propósito de vida
ni una misión que cumplir, 
quiero ser bajo el sol           transparente,
danzar con las flores y el mar,
ser una gardenia más del jardín
y camuflarme entre tantos colores,
no quiero ser la favorita de Dios,
ni tener batallas que luchar 
para hacerme más fuerte,
solo quiero ser un fruto fresco
que alimenta a los pájaros cantores,
ser una estrella más entre millones
y millones. 

Hoy murió otro bebe en las cuarterías agrícolas,
su madre no tenía dinero para el médico, 
encontraron el cuerpo cubierto con una cobija en el suelo.

Gerardo me llamo insensible
porque le dije que no quiero más noticias tristes,

ya no quiero salvar al mundo,
solo quiero aullarle a la luna llena,
anclar mi sacro a la tierra,
ser un animal de las cavernas
caminar con mis cuatro patas,
reconocer mi bestialidad
mi irracionalidad,
arrastrarme en el monte con las serpientes,
adiós era de piscis,
adiós credos, santos y gurús pedófilos.

Dalai Lama besa a niño en la boca
y le pide «chuparle» su lengua;
lo acusan de abuso infantil.

Yo no quiero preocuparme por el día mañana
le dejo a los astros que guíen el camino de la humanidad
me entrego a los procesos de Urano y Saturno,
ahora solo quiero dormirme cerca del río
cubierta por las hojas que caen del Guayacán,
quiero reeducar mis voces 
y sentirme bruja de los árboles
que come piedras, hongos y nubes.

Fallecen 40 personas migrantes en una de las 
instalación de Instituto Nacional de Migración 
en Ciudad Juárez el pasado 27 de marzo.

No existe un milagro más grande que abrir los ojos,
despertar del sueño pisciano,
por fin atreverme a ver que la maldad
y el egoísmo están en mi interior
y que bailan y conviven con los mejores 
deseos que tengo para la humanidad.
Que tortura es el privilegio de despertar 
cada día más amarrada al cuerpo.
El cuerpo de Carmen fue hallado enterrado 
en el patio de su casa, 
era madre de tres niños; uno de 5 años, otro de 3 
y un bebé de seis meses.