La calle para mí

por Cecilia Biagini

A la calle la camino sola  desde los 7
Iba y venía en delantal blanco,
conocía los puntos estratégicos del barrio,
biblioteca, kiosko, escuela, plaza.
 Ya para los 9 encaraba la avenida Santa Fe.
 Se me había ocurrido el coleccionismo
y recorría los negocios pidiendo moños. 
Aunque lo que realmente me deleitaba 
era su ejecución.
Ver manos, la cinta y la tijera
en acción. Por tedio, 
entusiasmo o espíritu creador 
el desconocido 
del otro lado del mostrador
 me entregaba su performance. 
 Y yo, en el puro disfrute hipnótico 
de ver sus dedos manipular 
y con la tijera estirar la cinta para el rulo. 
El proceso y la transformación 
Ya eran mi gran atracción

Cuando llegué a New York 
me sentía en un pozo
Y al subir las escaleras del subte, 
vislumbrar de a poco pedazos de cielo 
con edificios
era como ascender a otro estado
El corazón latía aventura
Y cruzar un puente caminando
volver a vivir


Salir del teatro
Después de trabajar siempre fue
una fiesta merecida, volver a la calle
caminar por Corrientes 
Ser persona después de ser personaje
Aunque podía  al funcionar al revés
Y ser un extraterrestre en 
La noche porteña
Como salir del taller a la calle
después de muchas horas,
 es un choque de lunas;
como estar desnudo en el colectivo.

También en al calle 
hay miseria,
pobreza y abandono
La ves o no la ves
tenes que tener cuidado
de no pisar a nadie
y que no te pisen
Cuando se cayeron las twin towers
Llovió ceniza por días
Y por meses el afuera olía a quemado

Al personaje del almohadón de plumas
Me lo dieron por que el asistente me vio
actuando en Paladium y al rato me
vió vomitando en la calle
Según me contó  después ese cruce
entre la vida y el escenario
Le pareció perfecto para el personaje


A los 20 sin cita previa
llegué a San Martín de los andes
Después de viajar 3 días en tren.
En ese entonces era el Corifeo en Antígona
Pero caminando por la ladera
junto al lago recitaba la obra completa
a los cuatro vientos.
Entonces fui Creonte, Tiresias 
Ismene, el mensajero, Antígona 
Y el coro todo

Un día, bajo los efectos 
de una droga psicodélica
quise ir a la calle,
cuando salí
No distinguía el afuera.
Afuera y adentro
Eran lo mismo
No lo pude soportar 
volví a la cama 
a esperar que se me pase el efecto

En la bicicleta
Hoy hice 8 millas de ida y 8 de vuelta
Pedaleando cruzo la ciudad
Flashes de barrios y personas 
Las imágenes como pensamientos
que fluyen
La bici es libertad 
Cuando pedaleo me transporto
Llego a la paz